¿Enfermar por tener el corazón destrozado en mil pedazos?

Tras determinadas situaciones realmente intensas (como una pérdida o una ruptura), nos quedamos hechos trizas. Incluso sentimos malestar y una presión en el pecho. La medicina ha investigado esta extraña enfermedad e incluso le ha dado un nombre: el síndrome del corazón roto.

Una dolencia un tanto desconocida

Las personas que lo padecen presentan un repentino dolor punzante en el pecho, similar al que daría en el caso de un ataque cardíaco.

También conocido como miocardiopatía por estrés o cardiomiopatía de Takotsubo, el síndrome del corazón roto se desencadena principalmente por situaciones de fuerte estrés o emociones intensas. Así mismo, puede ser resultado de otras patologías graves o a consecuencia de determinadas cirugías.

¿Qué ocurre en el síndrome del corazón roto?

Aunque la causa concreta no esta clara, se cree que este síndrome viene causado por un aluvión de hormonas del estrés (catecolaminas como la adrenalina). En grandes cantidades, estas dañan el corazón.

El vértice del corazón, normalmente algo puntiagudo, se redondea cambiando de este modo la forma normal del ventrículo izquierdo. Así, la sangre que acaba en esta cavidad es expulsada con mucha menor fuerza de la que debería, dando lugar a una disfunción cardíaca. También se ha visto que parte de la culpa de su aparición la tiene la opresión de las arterias coronarias.

Corazón roto (A) vs corazón normal
Fuente: J. Heuser

En el esquema podemos ver el aspecto del corazón de una persona afectada por el síndrome del corazón roto (A) vs un corazón normal (B).

Otra opción es que el síndrome venga causado por el consumo de algunos medicamentos. Esto es raro, pero a veces estos provocan un aumento en la secreción de catecolaminas y, como consecuencia, aparecen los síntomas característicos. En este grupo podemos incorporar el uso de sustancias ilegales, como las metanfetaminas o la cocaína.

Diagnóstico

Ante la sospecha de padecer este trastorno cardíaco, es importante conocer si se han presentado situaciones estresantes anteriores al suceso. Además se realizará un examen físico.

Otras pruebas secundarias serían de utilidad, como el electrocardiograma o el ecocardiograma. Ambos se verían alterados en esta situación. Puesto que parte del daño que se da en el corazón está provocado por el aumento de la cantidad de catecolaminas, es importante realizar un análisis de sangre para ver los niveles de estas.

Por último, podríamos realizar una resonancia magnética. La imagen que obtendríamos sería muy parecida a la del esquema que nos presentaba la lesión en el apartado anterior.

Factores que facilitan su aparición

Dentro de los factores de riesgo del síndrome del corazón roto, podemos encontrar el sexo: es mucho más frecuente en mujeres que en hombres. De hecho, a pesar de tratarse de una afección relativamente rara, el 10% de las mujeres que se hospitalizan con síntomas cardíacos la presentan. La edad también es clave, pues suele darse en mayores de 50 años.

Síndrome del corazón roto

Los trastornos neurológicos o psiquiátricos favorecen de igual manera el padecimiento de esta enfermedad: pacientes con epilepsia o con episodios de ansiedad o depresión, entre otros.

Consecuencias fatales

Es raro, pero en ocasiones el síndrome del corazón roto puede llevar a la muerte a aquel que lo padece.

Por lo general, los síntomas son transitorios y suelen desaparecer en unos cuantos días o semanas. Si los efectos persisten durante más tiempo, el desenlace puede ser fatal. Se puede dar edema pulmonar (líquido en los pulmones que evita su expansión, dificultando la respiración) o hipotensión (presión arterial baja) haciendo que se dificulte aún más el funcionamiento del dañado corazón. Si esto persiste, se puede llegar a la aparición de una insuficiencia cardíaca o incluso a la interrupción del latido, que podría conllevar la muerte.

¿Cómo evitarlo?

Aunque raro (como todo en este síndrome), los pacientes que ya han experimentado previamente el corazón roto pueden ser víctimas de un segundo episodio. Por eso, especialistas recomiendan el tratamiento a largo plazo con beta-bloqueantes o similares. Estos mitigan el daño que las catecolaminas (hormonas del estrés) les causa al corazón.

Es muy importante aprender a manejar el estrés y llevar una vida lo más tranquila posible y evitando situaciones que puedan dar lugar a un nuevo caso.

En cuanto a aquellas personas que no lo han padecido nunca, es muy difícil predecirlo pues son muchas las circunstancias que pueden provocarlo.

Corazón roto vs Ataque al corazón

El dolor de pecho y la dificultad para respirar son los principales síntomas de ambas dolencias. Entonces, ¿cómo podemos diferenciarlos?

en los ataques cardíacos, el flujo de las arterias coronarias se ve interrumpido del todo. Este bloqueo lo suelen producir coágulos de sangre que evitan el flujo correcto. En el caso del corazón roto, el flujo sanguíneo no se ve interrumpido, pero si reducido haciendo que aparezcan síntomas similares.

¿Cómo se cura?

Como no es una dolencia del todo conocida, el tratamiento tampoco está muy claro. Al ser similar a un ataque cardíaco, suele tratarse como tal hasta poder confirmar el diagnóstico de corazón roto.

Principalmente se suele tratar con medicación que relaja la carga de trabajo del corazón. La mayoría de pacientes, siguiendo este tratamiento suelen recuperarse totalmente antes de un mes.

Coronavirus y corazón roto

coronavirus al microscopio electrónico
Fuente: National Geographic

Al tratarse de una enfermedad provocada por emociones fuertes o estrés intenso, sería lógico pensar que en los tiempos que corren el número de casos va en alza.

En tiempos de pandemia como los que nos ha tocado vivir, estamos en un estado de estrés casi permanente. El miedo ante el contagio es patente, al igual que las preocupaciones económicas o la, en cada vez más ocasiones, imposibilidad de socializar aumentan nuestro estrés.

chica deprimida y estresada

En esta línea, encontramos un estudio realizado en plena pandemia (1 marzo a 30 abril) en 2 clínicas de Cleveland en más de 250 pacientes con síntomas de síndrome coronario agudo. Estos resultados se compararon con los datos obtenidos de más de 1600 pacientes pre-covid-19, divididos en 4 grupos.

Los resultados fueron sorprendentes: antes del coronavirus, los pacientes con estos síntomas que resultaban con el corazón roto eran solo de 1.5 a 1.8%. Con la Covid-19 implantada en nuestras vidas, estos datos aumentaron hasta el 7.8%. Un incremento tremendamente notable.

Además, todos los pacientes diagnosticados con corazón roto resultaron negativos a la prueba PCR para detección de Coronavirus. Esto nos deja ver que en si, la temida Covid-19 no es la causante del síndrome del corazón roto, pero sí una desencadenante. Por la nube de emociones que nos amenaza gracias a este virus, la vida se vuelve más y más difícil. Parece que no salimos nunca del foso en el que nos ha metido y por ello el cuerpo puede responder rompiéndonos el corazón.

No dudes en consultar el estudio completo para más información: Incidence of Stress Cardiomyopathy During the Coronavirus Disease 2019 Pandemic.

Resumiendo…

Infografía del síndrome de Takotsubo o del corazón roto, por PICTOLINE

¿Conocías esta enfermedad tan curiosa?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *