Los gatos y el sol: Necesidad y placentero peligro

Todos en algún momento hemos visto alguna foto de gatos tumbados en fila a lo largo del un rayo del sol que entraba por una ventana. ¿A qué viene tanto revuelo por el calorcito en los felinos?

Como en todo los seres vivos, el sol es muy beneficioso para la salud de los mininos pero también acarrea muchos peligros.

¿Cómo beneficia a mi gatito?

Fuente de vitamina D

Es cierto que los rayos solares ayudan a sintetizar esta vitamina tan necesaria aunque en muy poca medida. El pelaje de los gatos bloquea la mayoría de los rayos ultravioleta que se encargan de tal fin y si se tratase de un animal con poco pelo, tampoco se trataría de un aporte esencial. Principalmente esta viene dada por la dieta, por lo que un alimento de buena calidad sería muy beneficioso.

Ayuda a mantener su temperatura corporal

Son predadores principalmente nocturnos y a pesar de la domesticación, el instinto prevalece. Debido a esto, los gatos se suelen pasar la mayor parte del día durmiendo en algún rincón calentito de la casa.

¿A qué se debe esto? Como en todos los demás mamíferos, la temperatura corporal disminuye por la noche ya que el organismo se encuentra quieto y no genera calor con el movimiento. Para compensar esta perdida, duermen en sitios lo más calentitos posible.

Placer, placer y más placer.

Poco más que añadir. ¿Que le gusta más a un gato que descansar tranquilamente frente a una ventana por la que entre el sol?

Consejos para evitar un golpe de calor en gatos

¡CUIDADO con el calor!

Cuando los gatos van a dormir (a lo que dedican la mayor parte del día) prefieren estar en lugares calentitos: dentro de su casita, en una zona donde de el sol o acostados sobre nosotros. A veces, incluso se pegan tanto a los radiadores o estufas que somos capaces de oler a pelo chamuscado.

Debido a esta apetencia, nosotros debemos llevar una serie de precauciones para evitar que este le haya daño a nuestras mascotas.

¿Qué les puede pasar?

Puede sonar raro, pero algo bastante común son las quemaduras. La exposición prolongada al sol en sus largas siestas puede resultar en lesiones de relativa gravedad.

Especial precaución en razas que tienen poco pelo o que son de capa blanca o bastante clara. Tendremos que aplicarles crema solar en las zonas donde el pelo escasee o las más expuestas para evitar las quemaduras comentadas anteriormente o lo que es peor, diversos tipos de tumores cutáneos. Debido a estos, en ocasiones incluso ha sido necesaria la amputación de las orejas de gatitos blancos.

Entre ambas opciones encontramos la dermatitis solar. Esta consiste en una serie de bultitos que aparecen sobre todo en las puntas de las orejas, que acaban convirtiéndose en heridas. En principio, estas lesiones no presentan mayor problema. Lo único que tendremos que hacer es evitar que nuestra mascota se exponga al sol hasta que estas pupas desaparezcan.

migatodinamitablog

Si no ponemos remedio, esta dermatitis sin importancia podría evolucionar a tumores de mayor gravedad que incluso podrían acostarle la vida a nuestro compañero.

En días de verano cuando la temperatura es excesivamente alta, hay que estar atento a los golpes de calor porque, si no actuamos rápidamente, podrían ser mortales.

GOLPE DE CALOR

los gatos no son capaces de sudar como hacemos nosotros para bajar la temperatura corporal, lo que les hace bastante vulnerables a estas situaciones. Los únicos recursos que tienen para intentar refrigerarse son los jadeos o lamerse. El GOLPE DE CALOR se da cuando la temperatura corporal se eleva de manera muy brusca (superando en la mayoría de los casos los 42ºC). El organismo no es capaz de adaptarse a este cambio y reacciona funcionando de manera incorrecta.

Los más sensibles, como en muchas otras patologías, son los gatitos y los de edad avanzada.

¿Cómo lo identifico?

Encontraremos a nuestro gato jadeando y con una respiración acelerada. Pueden darse convulsiones, mareos o diarrea. Las mucosas pueden tornarse azuladas, indicándonos que el aporte de oxigeno es insuficiente.

En casos graves, pueden llegar a perder la consciencia.

Primeros auxilios.

Es imprescindible bajar la temperatura corporal para lo que podemos aplicar hielo en diferentes zonas con importante riego sanguíneo como las axilas o las ingles. Cuando hemos conseguido estabilizarlo, es imprescindible acudir al veterinario con la mayor brevedad posible para que este valore el estado general del animal tras el suceso.

Pautas para evitarlo:

Debemos evitar que nuestro animal quede encerrado o encerrarlo en zonas especialmente calurosas. Por ejemplo, nunca debemos dejarlo entro de un coche al sol. Siempre debe disponer de agua limpia y fresca, incluso cuando viajamos. En las paradas es imprescindible que le ofrezcamos agua para que este también se refresque.

Como podemos ver, no es tan difícil evitar los golpes de calor. A pesar de esto, la frecuencia con la que se dan, sobretodo en verano, es muy elevada.

Igual que nosotros nos cuidamos para evitar los efectos dañinos del sol, debemos proteger a nuestras mascotas. Ignorar los consejos anteriormente resaltados les podrían costar muy caro y nosotros queremos lo mejor para ellos, ¿no?

Si quieres seguir leyendo curiosidades de animales, pásate por aquí:

1 pensamiento sobre “Los gatos y el sol: Necesidad y placentero peligro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *