Los caballitos de mar ¡no mueren de amor!

Pues sí, es hora de romper uno de los mitos sobre el Hippocampus (nombre técnico del caballito de mar). Desde siempre nos han contado que los caballitos de mar eligen su pareja de por vida y si uno de la pareja muere, el otro muere de soledad. Pues bien, esto es una gran mentira.

¿Qué son?

Los caballitos de mar se agrupan en un grupo denominado peces óseos. Son peces que al contrario que el resto de especies, contienen una estructura interna ósea y pocas partes cartilaginosas. Se conocen un total de 56 especies distintas y tienen una característica única en el mundo animal: es el único animal en el que es el macho el que se queda «en cinta».

El funcionamiento es curioso. Tras un cortejo elaborado, en el que la hembra se lo curra para conquistar al macho, será ella quien coloque los huevos dentro de una cavidad incubadora de los machos. Los óvulos entregados por la hembra directamente en la cavidad abdominal del macho, son fertilizados en primer lugar y incubados en segundo. Será él quien se encargue de toda la gestación y de la eclosión y expulsión final.

¿De dónde viene el mito?

Estas son las típicas afirmaciones que todo el mundo hace para comparar el amor humano con un supuesto ideal de amor perfecto —ahora las relaciones no duran ni dos días. Mira los caballitos de mar, ellos eligen su pareja para toda la vida—. El animalito con forma de hipocampo se ha convertido en todo un símbolo de amor. El cupido del mar. Una pena que sea mentira.

El mito procede de una investigación realizada en los 90 en la que se hicieron seguimientos a un tipo de caballito de mar. Observaron como los caballitos de mar convivían en pareja y con fines realmente buenos se estableció una realidad: si un caballito de mar muere, su pareja muere de soledad. Esta afirmación no fue más que una abstracción de una realidad, que es la forma en la que tienen de vivir estos animales: efectivamente en pareja. Se aprovechó la investigación para lanzar el mensaje de la muerte de amor para evitar la caza de estos animales y crear concienciación sobre ellos. Como he dicho, un fin realmente bueno, pero una mentira.

Desmontando el mito

Si bien es cierto que los caballitos de mar se toman muchas molestias para emparejarse (realizando un cortejo elaborado, bailando, cambiando de color con el vaivén de las olas) y establecen una relación monógama, estos, cambian de pareja a lo largo de su vida.

Como puede ocurrir en las relaciones humanas, estos animales rompen su vínculo y buscan nuevas relaciones. Y sí. Si su pareja muere, estos se vuelven a poner en el mercado del amor rápidamente.

Esta es una verdad que en la comunidad científica se sabe sin ningún secretismo desde hace años. Siempre se dudó de la veracidad de los estudios originales debido a la muestra escogida: un único tipo de especie de caballito de mar en cautividad. Aún así, seguro que seguirás escuchando la leyenda de su muerte de amor.

Para más información consultar: Scales, H. (2007). Poseidon’s Steed: The Story of Seahorses, From Myth to Reality.

3 pensamientos sobre “Los caballitos de mar ¡no mueren de amor!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *