Las medusas y la inmortalidad: ¿Cómo burlar a la muerte?

Desde siempre, el ser humano ha intentado ganarle la batalla al tiempo y evitar la muerte a toda costa o, en su defecto, posponerla lo máximo posible. Por desgracia, todavía no somos capaces de llevar a cabo dicha proeza pero hay algunos seres que si pueden. En este artículo hablaremos de uno de ellos: las medusas inmortales. ¿Cómo son estos extraños animales capaces de escapar a los estragos que causa el paso del tiempo?

Un animal un tanto peculiar

Siempre ha existido cierta fascinación hacia estos extraños animales. Con su cuerpo gelatinoso, son dueñas y señoras de muchos lagos, donde despiertan la curiosidad de bañistas que visitan el lugar solo para darse un chapuzón entre ellas.

El lago de las medusas, en Indonesia.
El lago de las medusas, en Indonesia.

También son el terror de los veranos en la playa a causa de sus picaduras. Algunas de estas, como las de la Carabela portuguesa, son capaces de causarnos la muerte.

El único animal que ha alcanzado la eternidad

Se trata de las medusas del género Turritopsis (T. nutricula, T. dorhnii y T. rubra) comúnmente conocidas como medusas inmortales. Una vez maduras, estas criaturas caribeñas son capaces de revertir su ciclo y volver al estado de pólipo.

Fuente: Archivo NNT

De esta manera, entra en un bucle eterno, del que hablaremos más detenidamente a continuación, que le confiere la inmortalidad biológica.

Las medusas inmortales: Un ciclo sin fin

Esta medusa es capaz de pasar de estado de madurez sexual a inmadurez sexual de manera indefinida, otorgándole la inmortalidad biológica. Es capar de realizar este cambio debido a que sus células son capaces de realizar un proceso denominado transdiferenciación.

Mediante esta, cualquier tipo celular es capaz de transformarse en otro, a pesar de no tratarse de una célula madre, que es totipotente. También puede darse el caso de que una célula madre cuando ya se ha diferenciado, genere células de una línea celular diferente a la de diferenciación.

Fuente: EcOceanica

En este proceso, las células de la medusas involucionan hasta formar las necesarias que darán lugar al desarrollo de un nuevo pólipo. Este ciclo se inicia con el deterioro de la llamada corona o campana y de los tentáculos. Tras su degradación, lo que queda cae al suelo donde se formarán espolopes que darán lugar a varios pólipos. De estos, surgirán clones de la medusa original.

Esquema del ciclo vital de la medusa

Además, gracias a este proceso, cualquier lesión que presente puede ser reparada pues se podrán formar las células necesarias sin ningún problema.

Ejemplar de T.dohrnii, una de las especies de medusas inmortales.
T. dohrnii

De manera natural no se ha podido ver el ciclo, pero si en el laboratorio: gracias a un experimento realizado con especímenes de T. dorhnii, se ha podido ver repetir el ciclo 60 veces sin presentar problema alguno. Por ello, se llega a la conclusión de que este puede realizarse indefinidamente. En el caso de T. rubra, no se ha demostrado su inmortalidad biológica aunque al pertenecer al mismo género que las otras, es algo que no podemos descartar.

A pesar de esta impresionante habilidad, estas medusas tienen depredadores por lo que si pueden morir.

Gracias a esta facultad, son unas colonizadoras imparables. A pesar de que inicialmente se encontraban en su mayoría en las aguas del Caribe, en la actualidad podemos encontrarlas en muchos más lugares, incluyendo las aguas del Mediterráneo.

¿Sabías de la existencia de estos impresionantes seres marinos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *