Dormir como un oso: descubre la alucinante verdad

A pesar de ser una expresión que suele usarse, estos animales no son los únicos animales que se «echan una cabezadita» en cuanto empieza a hacer algo de frío. También veremos, que a diferencia de lo que se piensa, los osos no hibernan… Si quieres saber lo que es dormir como un oso, continua leyendo.

Tipos de descanso invernal

Para poder hacer frente al invierno, con sus temperaturas extremas y la escasez de alimentos que en parte conlleva, los animales han desarrollado unos mecanismos que les permite «dormirse» en sus madrigueras hasta que el buen tiempo llama de nuevo a su puerta. Pero, ¿qué diferencias hay entre estas técnicas? A continuación un breve repaso de cada una de ellas.

Hibernación

Esta quizá sea la más conocida de todas las técnicas. Es un acto voluntario en el que los animales se sumen en una especie de sueño profundo al fin de conservar su energía al máximo en los duros meses invernales. En este estado, tienen una temperatura corporal bastante baja y una respiración pausada igual que el latido cardíaco. Todo esto además enlentece el metabolismo.

Imagen de una marmota tumbada

La duración depende del animal concreto pues puede ser simplemente de unos días o de meses.

¿Porqué se produce?

Lo desencadena principalmente cambios hormonales y en la duración de los días. Estos indicadores le dicen al animal que se acerca el invierno.

Previamente a echarse a dormir, los animales acumulan reservas en forma de grasa. Igualmente, pueden despertar cortos periodos de tiempo para «repostar»: beber agua, comer o defecar.

Una vez que despiertan, entran en la llamada excitación de la hibernación. Durante este periodo se encuentran adormilados durante varias horas y se consume gran parte de la energía que se había almacenado. Por eso, poco después deberán reponer fuerzas.

Letargo

Los parámetros que se alteran en este son los mismos que la hibernación. La principal diferencia es que no se trata de un estado voluntario: los animales involuntariamente entran en letargo durante cortos periodos de tiempo cuando las condiciones así lo requieren. Este estado les permite conservar la energía con mayor facilidad, esencial en estos duros meses de invierno.

A veces pueden entrar en letargo solo durante el día o la noche, dependiendo de si el animal se alimenta durante un periodo o el otro. Cuando no se encuentran en este estado alterado, los animales tienen todas las constantes que tendrían normalmente.

¿Qué lo desencadena?

El principal motivo por el que los animales entran en este sopor es la temperatura exterior. Por eso, como comento anteriormente, muchos animales únicamente se aletargan durante la noche, cuando las temperaturas son más bajas y requerirían mayor energía para mantener la temperatura corporal adecuada y demás funciones.

A diferencia de lo que pasa con la hibernación, la excitación del letargo únicamente dura una hora en la que se producen violentas contracciones musculares con el fin de que el cuerpo se reactive. También se gasta energía pero en muchísima menos cantidad que en el letargo.

Estivación

Erizo durmiendo

A diferencia de los 2 anteriores, en este caso se utiliza para sobrevivir a los meses más calurosos y secos del año.

También hay inactividad y el metabolismo se reduce considerablemente. De esta manera, muchos animales evitan la desecación cuando las temperaturas suben y el agua disponible es escasa.

El sueño del oso

Una vez comentados los distintos modos que tienen los animales de sobrevivir al invierno (o al verano), nos centraremos en el caso concreto del oso.

Oso durmiendo

Siempre se ha pensado que los osos hibernaban pero eso es falso: los osos entran en letargo. Algunos dicen que ni eso, que se trata de un sueño invernal. Las hembras pueden llegar a dar a luz en este tiempo o amamantar a sus oseznos.

Su temperatura no decae demasiado (pasa de 37 a 31ºC). Si se reduce su metabolismo y la función renal es la minina para que estos órganos no resulten dañados pero el resto de funciones fisiológicas siguen activas.

Descanso reparador

Según estudios recientes, se ha visto que durante su descanso los osos son capaces de recuperarse de heridas y de otras dolencias. También son capaces de tener respuesta inflamatoria ante infecciones y/o cuerpos extraños. Pueden recuperarse de cortes, pinchazos o incluso heridas más profundas ocurridas antes o durante el letargo.

Esto les da una clara ventaja a la hora de la supervivencia ya que pueden recuperarse de sus heridas mientras duermen. Si se consigue desentramar cómo lo hacen, podría tener diversas aplicaciones en medicina humana. Se podría tratar la malnutrición, hipotermia o diabetes. También reducir las cicatrices relacionadas con quemaduras o lesiones traumáticas.

El día de la marmota y más

A todos los que tenemos una edad, nos sonará la película «Atrapado en el tiempo». En ella, el pobre Bill Murray despierta una y otra vez en el día de la marmota en un bucle infinito del que no es capaz de salir.

Fotograma de la película "Atrapado en el tiempo" de 1993
Película «Atrapado en el tiempo»

¿De dónde viene?

Este día se celebra el 2 de febrero en Estados Unidos y Canadá y tiene como objetivo predecir el fin del invierno. Se basa en que sobre esa fecha es en la que las marmotas salen de sus madrigueras tras un sueño que dura todo el invierno.

La creencia dice que si al salir la marmota de su escondite no ve su sombra porque está en un día nublado, dejará la madriguera porque el invierno estará por terminar. Por el contrario, si al salir ve su sombra, volverá a su agujero indicando que el invierno todavía durará 6 semanas más.

Al Dereume con Phil.
Al Dereume con Phil. / AP / GENE J: PUSKAR

La predicción de la marmota Phil al salir de su madriguera en Pensilvania suele tener una eficacia entre el 75-90% cosa que tampoco está mal, ¿verdad?

Algo de nuestra tierra

Como todo no puede ser siempre extranjero, nosotros tenemos algo similar al día de la marmota americano: la candelaria o el día del oso que también se celebra el día 2 de febrero.

Por la candelaria sale el oso de la cueva, pero si hace mucho frío se vuelve a ella.

Refranero español

Otro indicador de que el invierno está por terminar, nos lo indica la presencia de cigüeñas:

El día de la Candelaria, la cigüeña en las campanas; y si no hace frío, la golondrina buscará su nido.

Refranero español

El futuro de la aventura espacial

A pesar de que algunos lo intentan, los humanos todavía no somos capaces de hibernar o aletargar nuestro metabolismo de alguna manera como lo hacen los animales.

Fotograma de la película "Alien: el octavo pasajero"
Fotograma de la película «Alien: el octavo pasajero»

Esto sería muy interesante teniendo en cuenta las distancias que hay en el espacio. Todas son demasiado grandes, incluso de años por lo que los viajes se nos harían eternos. ¿Conseguiremos en un futuro no tan lejano echarnos un sueñecito y despertar en Saturno? Tiempo al tiempo…

2 pensamientos sobre “Dormir como un oso: descubre la alucinante verdad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *