De miradas en la espalda, aguas rosas y bostezos

¿Alguna vez has sentido miradas en la espalda, has querido nadar en aguas color de rosa o te has preguntado por qué bostezas? Si quieres conocer las respuestas a estas cuestiones, no dudes en leer otra nueva edición de curiosidades exprés #CE4.

Sentir que te miran por la espalda

Me atrevería a decir que todos hemos tenido esta sensación más de una vez a lo largo de nuestra vida pero, ¿por qué somos capaces de sentir que alguien nos observa a pesar de no verle o incluso cuando estamos totalmente solos?

Un extraño fenómeno

A esta sensación que hemos descrito, se la conoce como escopaesthesia. A pesar de no contar con la ayuda de otros sentidos como la vista o el oído, muchísimas personas se dicen capaces de saber si alguien les está mirando. Es una especie de sexto sentido y a menudo utilizado como recurso en muchas películas de miedo.

¿De dónde viene el término?

Psicólogo británico Edward B Titchener, describió por primera vez la escopaesthesia.
Curiosidades exprés.

Fue descrito por primera vez en 1898 por el psicólogo británico Edward Titchener. Muchos de sus estudiantes decían que si alguien les observaba fijamente la nuca, eran capaces de sentir esa mirada. Este realizó estudios experimentales que resultaron en fracaso.

Debido a esto, explicó la sensación de la siguiente manera: cuando creemos que nos pasa esto, giramos la cabeza y debido a esto, la persona que tenemos detrás nos mira. De esta manera se refuerza nuestra creencia de tener razón aunque no sea el caso.

En la actualidad

En 2009 fue un biólogo el que se interesó en este tema y realizó otra serie de experimentos para intentar explicar dicho fenómeno. Rupert Sheldrake reunió a un grupo de personas que había experimentado esta sensación anteriormente y se hicieron pruebas para ver si eran capaces de predecir si les miraban o no. Los resultados arrojaban que eran capaces de aceptar el 53.1% de las veces, insuficiente para demostrar la existencia de dicho fenómeno paranormal.

Por último, los estudios más recientes que podemos encontrar son los realizados en la Ciudad de México por el profesor Óscar Velázquez. En una plaza de la ciudad fue realizando un sencillo experimento a las gentes que por allí pasaban: les pedía que mirasen fijamente a la nuca de personas aleatorias sin que estas se diesen cuenta al fin de observar sus reacciones. Igual que en los estudios anteriores, los resultados tampoco fueron concluyentes pues las reacciones positivas (girarse y mirar) no seguían ningún patrón concreto.

Ningún poder extrasensorial

Con lo aprendido, podemos decir que más o menos con acierto que no existe nada paranormal en esta sensación, sino que se cree que suele asociarse a cierto grado de paranoia. Incluso si esta persiste en el tiempo, podría ser síntoma de otra serie de trastornos como la esquizofrenia.

Lagos con el agua color rosa

¿Te imaginas ir paseando por la increíble Australia y encontrarte con un lago con el agua tan rosa que parece que está hecho de chicle de fresa? Es lo que te puede pasar si te acercas al Lago Hillier. Se encuentra en la isla de Middle, la más grande de Australia Occidental y una banda de arena separa sus agua de las azules del Océano Atlántico.

fotografía aérea de la isla Middle de Australia, localización del lago rosa. Curiosidades exprés.
DigitalGlobe vía Getty Images

Esta isla y, como consecuencia, su peculiar lago salado, se descubrieron en 1802 gracias a la llamada Expedición Flinders, encabezada por el capitán y cartógrafo inglés Matthew Flinders. Este dirigió la segunda circunnavegación a Nueva Holanda, a la que posteriormente llamó Australia.

Su contenido en sal es muy alto: al menos 340g/L, similar a la salinidad que podemos encontrar en el Mar Muerto.

¿Por qué es rosa?

A diferencia de otros lagos rosas que se pueden encontrar en el mundo, las aguas del lago Hillier no cambian su color en todo el año. Incluso si ponemos agua en un recipiente, esta sigue viéndose coloreada con un rosa pálido.

Agua rosa del lago Hillier embotellada. Curiosidades exprés.

Todavía no se ha podido confirmar totalmente de dónde procede este color, pero si podemos decir que juegan un papel importante una serie de microorganismos presentes en lagos salados: Dunaliella salina y Haloarchaea. Ambas productoras de pigmentos rojizos, lo que podría sr la causa de este color tan peculiar.

Dunaliella salina

Se trata de una micro-alga halófila (está presente en lugares con alto contenido de sal). Es la responsable del color rojizo que presentan las salinas pues produce gran cantidad de beta-caroteno.

Beneficiosa para la salud

Esto se debe a su alta producción de carotenoides. Para hacernos una idea, este alga al secarse, un 15% de su peso corresponde a caroteniodes, frente al 2% que tiene la zanahoria (hortaliza famosa en parte por su aporte en esta sustancia).

Este se transforma en el intestino en vitamina A, esencial para el correcto metabolismo del hierro y es beneficiosa para la visión. También refuerza al sistema inmunitario (algo tan necesario en los tiempos de pandemia que corren). Igualmente, al tratarse de un antioxidante, protege contra el envejecimiento de la piel.

Haloarchaea

Es una bacteria también halófila. Es la responsable de las mareas rojas por la producción de un pigmento llamado bacteriodopsina. Este hace el efecto de la clorofila en las plantas, pues se encarga de que esta absorba la luz solar que utiliza como fuente de energía para la formación de ATP.

Como su fuente de energía es la luz, estos organismos presentan unas vesículas que se pueden llenar de gas, lo que les permite flotar en el agua y estar más cerca de la fuente de luz.

Relato aborigen

Mas allá de la ciencia, los aborígenes australianos te contarán una leyenda para explicarnos este curioso color: Se cuenta que Yilba, una sacerdotisa, fue alcanzada en el pecho por una bala tras ser perseguida por los colonos ingleses. De esta herida, brotó sangre más clara de lo normal, similar al del color del lago.

¿Es peligroso?

A pesar del color del agua que nos podría parecer «radiactivo», no existe ningún peligro para la salud en ella. Por ello, nos podremos bañar sin miedo.

Para ver mejor este maravilloso lago, aquí un pequeño vídeo:

AGRF – Australian Genome Research Facility

¿Por qué bostezamos?

¿Qué son? Ahora mismo, por el simple hecho de estar escribiendo sobre el tema, no soy capaz de parar de bostezar ¿Por qué pasa esto? Quédate para intentar arrojar un poco de luz en todo este asunto…

¿Qué son los bostezos?

Se trata de una acción que no podemos controlar. Aparte de abrir la boca todo lo que podemos, en un bostezo se inhala profundamente, al igual que se estiran todos los músculos de la cara. También se abren las trompas auditivas, se lagrimea, salivamos y entornamos o cerramos los ojos totalmente. En general, es algo que se da en la mayoría de vertebrados y en todos los mamíferos.

Podríamos pensar que se trata de un reflejo al se involuntario, pero no lo es. es lo que se llama una pauta fija de acción. Tiene una intensidad característica, debido a lo cual es inmensamente difícil no bostezar cuando este ha empezado.

Pueden significar distintas cosas, entre ellas cansancio, aburrimiento y, a veces, hambre.

¿Por qué se producen?

Anteriormente se creía que era una manera que tenía el organismo de acceder a una mayor cantidad de aire, pero se ha visto que no ayuda en absoluto a la respiración.

Chica bostezando.
Curiosidades exprés.

Hay una hipótesis sobre esta curiosidad exprés que indica los anfibios presentaban branquias y que el bostezo es un residuo de esta respiración branquial.

En la actualidad, se ha visto que no hay ninguna razón fisiológica en el acto de bostezar. Simplemente se trata de un residuo evolutivo del que no nos podemos desprender.

Los bostezos son un legado de nuestra condición animal anterior a la de humanos, que cumplían una finalidad social en el caso de los primates —transmitir la necesidad imperiosa de iniciar una acción colectiva y preventiva frente a intrusos—.

Adaptarse a la marea, Eduardo Punset
Portada «Adaptarse a la marea» de Eduardo Punset

¿Por qué se contagian?

Es bastante inevitable el ver a alguien bostezando y que tú no hagas lo mismo poco tiempo después. Esto es exclusivo de los seres humanos.

Eduardo Punset dice que está relacionado con la empatía, ya que somos animales sociales. Además según una serie de estudios, se ha visto que este contagio, se da más entre miembros de una misma familia en comparación con lo que ocurre entre desconocidos.

¿Conocías todas estas curiosidades? Si quieres seguir leyendo sobre el tema, visita otras de nuestras curiosidades exprés:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *