De pasos de cebra, vasos kilométricos y fobias largas

Hoy queremos comenzar un nuevo formato, artículos con curiosidades de categoría diversa, intentando quitar la paja del grano. Este estilo de artículos consistirán en tres informaciones jugosas y poco conocidas. Hoy nace curiosidades exprés (#CE).

La historia conspiranoica del paso de peatones más famoso de la historia

1969 no sólo fue el año en el que el Hombre llegó a la luna. Fue también el año en que The Beatles lanzaron uno de sus álbumes más icónicos. En un inicio se ideó con el nombre de Everest, en honor a la marca de cigarrillos favoritos de Geoff Emerick (uno de los ingenieros de sonido). Finalmente el disco nacería con el nombre del estudio y de la calle del estudio: Abbey Road.

En su momento no lo sabían, pero consiguieron crear una de las imágenes más icónicas de la historia de la música. Y como pasaría con el viaje a la luna, una idea descabellada nacería junto con la imagen de portada.

¡¡¡Paul McCartney es el único que va descalzo en la fotografía!!!!

Como es normal, una persona con la mente depurada de magufadas ni siquiera se habrá percatado de ese curioso detalle. Ahora bien, existe una corriente de personas que han aprovechado tal detalle para afianzar su conspiranoia. Y es que, según una teoría conspiranoica:

Paul McCartney fue asesinado por un coche en 1966 y fue sustituido por un doble. El hecho que sea el único que aparezca sin calzado es un homenaje al autentico McCartney que en ese momento (3 años después) estaría ya enterrado.

Aun en 2020, Paul sigue relacionado con el mundo de la música… y de los vivos. Bueno, de los vivos… según algunos.

El tamaño de los vasos sanguineos

Los vasos sanguíneos son los tubos huecos que irrigan con sangre cada centímetro de nuestro cuerpo. Impulsada desde el corazón, la sangre recorre nuestro cuerpo gracias a esta autopista sanguínea. Probablemente, ya supieras tal información.

Lo que quizá no sabes, es que la totalidad de los vasos sanguíneos (incluidos todos los tipos: arterias, venas, capilares, vénulas y arteriolas) de ponerlos en línea recta, bien estiraditos y uniendo uno con otro, miden un total de 100.000km, el equivalente a dar dos vueltas y media alrededor de la Tierra.

La paradoja fóbica

—Hipopotomonstrosesquipedaliofobia—

Las fobias (ese miedo irracional e intenso por una cosa, persona o situación) son una de las cosas más curiosas del mundo de la psicología. Dentro de esta categoría existe una fobia muy concreta y extraña: la fobia a las palabras largas.

Imaginen leer o escuchar una palabra larga y sentir autentico pavor (nunca verías Mary Poppins). En ese contexto, vas a un profesional, te diagnostican esta fobia y te dicen que tienes: Hipopotomonstrosesquipedaliofobia. Después de pegar el grito y despotricar al psicólogo o psiquiatra de turno, posiblemente te plantees ¿Quién fue el genio del mal que para poner nombre a la fobia a las palabras largas eligió una palabra tan innecesariamente larga?

El origen de la fobia

Fuera del humor que pueda ocasionar esta fobia. La Hipopotomonstrosesquipedaliofobia, como el resto de las fobias, tiene una base en el condicionamiento.

Es probable que de niño, la persona que posee esta fobia, haya vivido alguna situación desagradable, dolorosa o vergonzosa en la que las palabras largas estuvieran involucradas.

Imaginarse el caso de un niño con problemas a la hora de controlar el ritmo del habla que en clase le hagan leer una serie de palabras de longitud considerable. El niño se traba cada silaba y se le plantea un autentico suplicio leer cada una de las palabras. Sus compañeros se burlan de él aumentando la vergüenza que el pequeño pasa. Ha nacido una fobia. La llamaremos Hipopotomonstrosesquipedaliofobia.

4 pensamientos sobre “De pasos de cebra, vasos kilométricos y fobias largas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *